Blogia
La casa de las opiniones

EL NIVEL DE ESTUDIOS DE LOS ESPAÑOLES ESTÁ A LA COLA DE LOS PAÍSES DESARROLLADOS

  • Un informe de la OCDE revela que un tercio de alumnos deja de estudiar al acabar la ESO

WALTER OPPENHEIMER - Londres


España se encuentra en el furgón de cola de la OCDE por el nivel de estudios cursados por su población. Sólo el 41% de los españoles de 25 a 64 años ha cursado estudios más allá de la educación obligatoria, frente al 65% en el conjunto de este organismo, que agrupa a 27 países de Europa, América y Asia. La estadística no está lastrada por el peso del subdesarrollo del pasado: incluso hoy día, uno de cada tres jóvenes españoles de 20 a 24 años deja los libros nada más acabar los estudios obligatorios (primaria y ESO), frente a porcentajes del 8% en el Reino Unido, el 14% en Francia o el 15% en Alemania.

El informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentado en Londres, Washington y México, París y Berlín, refleja que la educación española ha dado un paso de gigante en una generación, pero en muchos indicadores sigue entre los alumnos menos aventajados de la organización y en algunos, como los niveles de inversión o el aprovechamiento material derivado de los estudios superiores, no progresa.

Entre los datos más significativos del informe, un denso volumen de 459 páginas y cientos de gráficos y tablas titulado Education at a glance (Una mirada a la educación) figura la rapidez con que los españoles abandonan los estudios. Aunque un 24% de los españoles de 25 a 64 años tiene nivel universitario (frente a un 23% de media en la OCDE), un 58% sólo tiene primaria o educación secundaria obligatoria (ESO), frente a un 33% en la OCDE. Aunque las tasas de bajos estudios son especialmente elevadas entre la población más madura, sólo dos de cada tres jóvenes de entre 20 y 24 años siguen estudiando al acabar la ESO, un nivel que sólo es peor en México, Turquía y Portugal. El porcentaje de titulados en el segundo ciclo de enseñanza secundaria (equivalente en España al bachillerato y la FP) supera el 81% en el conjunto de la OCDE, pero se queda en el 68% en España.

Reparto de riqueza
El informe pone en evidencia que los países se benefician en su conjunto de un nivel más elevado de educación y que también lo hacen los ciudadanos de manera individual, mejorando sus posibilidades de encontrar un empleo y de mejorar sus ingresos salariales en la medida en que se benefician de estudios de mayor nivel. España está en la media en cuanto a número de estudiantes de educación superior y, o bien parece más equitativo en el reparto de la riqueza, o bien los universitarios españoles se benefician menos que sus colegas de otros países a la hora de convertir sus estudios en un incremento de sus ingresos: las ventajas salariales que obtienen los universitarios españoles son mucho menores que las que se dan en el conjunto de los países de la OCDE.

Si los ingresos relativos de un ciudadano con estudios medios (bachillerato) se sitúan en 100 unidades, los que obtiene en España un trabajador con formación inferior (primaria y ESO) caen a 78, mientras que los ingresos relativos de un universitario español se elevan a 129. Esa distancia es mucho mayor en el conjunto de la OCDE (80 para un trabajador poco cualificado y 148 para un empleado con estudios superiores), y se dispara en países como Estados Unidos (66 en un extremo y 172 en el otro), Reino Unido (67 y 159) o Hungría (71 y 194).

El nivel de supervivencia de los alumnos en la educación universitaria es mejor en España (77%) que en el conjunto de la OCDE (70%), superando a países como Francia (59%), Alemania (70%), Italia (42%) o Estados Unidos (66%), y sólo por detrás de Japón (94%), Turquía (88%), Irlanda (85%) y Reino Unido (83%).

Un vistazo a la educación pone también al descubierto el entorno más difícil en el que se mueven las mujeres frente a los hombres. Por ejemplo, aunque el porcentaje de mujeres con título universitario o equivalente iguala o supera al de hombres en la mayoría de los países de la OCDE, éstos suponen un mayor número de doctorados.

En España, las mujeres con niveles educativos obligatorios (primaria y ESO) tienen unos ingresos equivalentes al 58% de los hombres en la misma situación. El porcentaje sube al 71% entre las mujeres que han accedido a educación secundaria y al 64% entre las que tienen educación universitaria. Todos esos porcentajes revelan un retroceso, no un avance, entre hombres y mujeres en España, con tasas inferiores a los registrados en 1997: 60%, 72% y 68%, respectivamente. Sin embargo, las distancias entre hombres y mujeres sí se han acortado en la última generación si se examinan por grupos de edad. Las mujeres españolas de entre 55 y 64 años -incluidos todos los niveles educativos- ganan el 47% de lo que ganan los hombres de esa edad, pero las que tienen entre 30 y 44 años ingresan el 79% de lo que ingresan los hombres a esa edad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

3 comentarios

David -

Yo no estoy en absoluto de acuerdo con lo de que los profesores han de tener "poder" sobre los alumnos. Un profesor de primaria ha de tener, evidentemente, una autoridad que le permita controlar la clase y su funcionamiento, pero esto no le da derecho a tener "poderes" sobre los alumnos.

Contra mayor es la edad del alumno, esa autoridad debe de ser conmutada por confianza. Un profesor no puede hacerse respetar mediante el miedo, porque eso nunca influirá positivamente en el alumno sino todo lo contrario, es más, lo que le tendrán al profesor no será respeto, sino miedo. Lo que tiene que hacer el profesor es ganarse el respeto, y eso se gana haciendo su trabajo bien hecho, involucrandose con los alumnos, y haciendo que la clase tenga con el profesor una confianza reciproca. Tratando a los alumnos como personas con capacidad de opinion y decision, y no como figuras de marfil que no se pueden mover de sus asientos, es como se ira creando poco a poco un clima de confianza y entendimiento.

Hablo por experiencia propia, porque se que cuando un profesor se ha implicado de verdad, nos ha tratado como a personas, con respeto y ganandose nuestra confianza, han obtenido resultados muy positivos, incluso por parte de los alumnos más conflictivos. Sin embargo, cuando la tónica de la clase ha sido la de los gritos, la dejadez y la poca profesionalidad, los resultados han sido nefastos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lorena -

Buenas Marcos!!!! Ahí va mi opinión un tanto larga.

No hace falta irse a las estadísticas para ver como la educación es España se está desmoronando cada vez más, generación tras generación.

Yo, al igual que todos los que nacieron en mi año, pertenecemos a la segunda generación que hizo la E.S.O., cuando aún no se sabía las consecuencias que iba a tener esta educación.
Digo consecuencias, porque desde entonces el nivel de estudios y cultural ha disminuido una barbaridad porque cosas que se daban en octavo, equivalente 2º de E.S.O., se nos enseñó en 4º de E.S.O. Y después de 7 años, sigue disminuyendo todavía más, porque mi hermano está cursando 4º de E.S.O. y está dando cosas ahora que yo di en 2º de E.S.O. Luego llegas a bachiller, y te metes una patacazo que para levantarte…y no digo cuando llegas a la universidad, que muchos profesores ya se están quejando de la poca cultura y conocimientos de los alumnos y de la poca educación y respeto que hay en clase, porque no paran de hablar mientras el profesor está explicando.

A simple vista, es lo de menos darlo en un curso o darlo en otro, pero eso ha derivado, desde mi punto de vista, a unas consecuencias bastante trágicas:

- Con la antigua educación los profesores tenían “poder” (sin pasarse, siempre hay casos extremos, por desgracia) sobre los alumnos y se les tenía un respeto, se les llamaba Don o Doña y había una relación profesor-alumno “correcta”. Ahora…hemos pasado del respeto por miedo, a poderles insultar, a hablarles con desprecio, etc…y una larga lista que ocuparía mucho. Yo me acuerdo que en primaria a todos mis profesores los llamaba Don o Doña, me enseñaron un respeto hacia ellos, pero después en secundaria todos, absolutamente todos los profesores no querían que se les llamara por Don o Doña. Esto no me parece mal porque se puede tener el mismo respeto a una persona le hables con el Don o Doña delante o no, y yo no les traté ni mejor ni peor por decirles Doña o Don, pero ahora…

- Con la antigua educación llegabas a B.U.P. y aunque seguía siendo duro, te apoyabas en tus apuntes que habías cogido en octavo. Ahora, llegas a bachiller y los apuntes que coges en 4º E.S.O. (si es que coges) solo te sirven para quemarlos.

- Actualmente se dice que la E.S.O. es muy difícil de aprobar, que los alumnos no están motivados…pero señores, la E.S.O. es lo más fácil que han podido inventar, solo hay que prestar atención en clase, portarse bien, hacer los ejercicios y aunque suspendas el examen, por todo lo demás te aprueban. Con la antigua educación o aprobabas el examen o lo aprobabas. ¿De qué se quejan ahora?

- Con la antigua educación te metían una caña a estudiar…que se podía entender si alguien estaba agobiado o con ansiedad…pero ahora ¿qué es eso de meter caña a los alumnos para estudiar y que estén agobiados? La E.S.O. es lo más tranquilo que puede existir: controles cuando se terminan los temas, no te tienes que aprender la lección para el día siguiente, sin exámenes finales, no te exigen no tener falta de ortografía,…Me acuerdo yo que tuve una profesora en 1º de E.S.O. que nos mandaba cinco ejercicios o más de cada asignatura, más aparte estudiar para el día siguiente porque así, según decía, nos empezábamos a acostumbrar a lo que se nos venía encima después. Pues bien, cuando pasamos a 2º de E.S.O. y los sucesivos cursos, no nos los podíamos creer. Aquellos tres años juntos fueron más tranquilos que 1º de la E.S.O. solo.

- Con la antigua educación salías del colegio con 14 años para seguir estudiando o para trabajar, y según se dice es una edad muy temprana para saber qué es lo que quiere ser de mayor. ¿De verdad? Lo único que se ha conseguido con el nuevo sistema educativo es atrasar la edad de madurez, hacernos “más mañacos”, asquearnos de estudiar por tener que hacerlo hasta los 16, etc…
Y por otra parte, se han adelantado otras cosas. Con el antiguo sistema educativo ibas al instituto con 14 años, edad bastante razonable, pero ahora pasas al instituto con 12 años, edad bastante temprana para mezclarte con gente desde 16 años hasta una edad indefinida porque están los ciclos formativos que son para todas las edades. ¿Qué pasa con este cambio tan temprano? Fácil, empiezas antes a fumar, empiezas antes a saltarte clases, etc…y por otra parte, se “fastidia” la armonía con la que se podía estar cursando los cursos que no son obligatorios como los cursos profesionales o bachilleratos porque estos, están llenos de gente más mayor y alguno de ellos de gente mayor de edad a la que no le puedes decir no fumes en el recreo, no se puede salir del instituto, etc…


Voy a parar ya de decir consecuencias, porque seguro que si pienso un poquico más me salen un montón y este tema se haría eterno.


Para terminar ya de verdad, por favor, que los políticos se pongan a trabajar duro en un nuevo sistema educativo o volver al antiguo que parecía que iba mejor que este y por favor, que los padres eduquen mejor a sus hijos.

P.D.: creo que he hablado de más temas que los que se supone que tenía que comentar. Pero bueno, así es como si hubiera opinado en las demás entradas.

Un saludo!!!

LORENA

Paqui Ros -

Hola!
Me ha sorprendido mucho la estadística cuando ha dicho que un tercio de los adolescentes españoles dejan sus estudios cuando finalizan la ESO.
No me había dado cuenta de que hay muchos estudiantes que acaban tan pronto de formarse!jeje

Pienso que como mínimo deberían hacer un módulo de grado Medio, y si les gustara, pues continuar con el Superior.

Creo que el Estado debería ayudar a los maestros y a los alumnos en la ESO, para motivar a los alumnos que están en 3º-4º de la ESO,orientándoles en las posibilidades profesionales, para que luego no se dejen la ESO sin terminar, y no se dediquen a la delincuencia callejera, y estén todo el día sin hacer nada, porque no encuentran trabajo por no tener el Graduado en ESO.

Pienso que todavía es más alarmante la estadística, porque en el tercio no refleja los que no acaban la ESO!

Respecto a las ventajas salariales, nos queda mucho que hacer.
Finalmente, quería decir que me parece mal que aún haya discriminación de salarios entre hombres y mujeres en el Siglo XXI!pero en un futuro creo que se conseguirá igualar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres